Un escritor corriendo detrás de una novela

Poe01

Hay pocos escritores tan fanáticos del control y la planificación como Edgar Allan Poe, autor de algunos de los cuentos más perfectos en la historia del género (de un género que acaso él mismo inauguraba en su forma moderna) y, también, de un ensayo sobre la composición de «El cuervo» que resume su poética, basada (contrariamente a lo que podría esperarse en alguien que se suele relacionar con el romanticismo) en el cálculo cuidadoso y la rígida, casi científica, planificación del texto.

Por todo ello, resulta extremadamente curioso que Poe sea también el escritor de esta alocada, imperfecta y totalmente descontrolada novela que es la Narración de Arthur Gordon Pym. Poe, que nos vende de sí mismo una imagen de escritor capaz de conducir con mano firme la obra, parece aquí más bien un escritor corriendo detrás de una novela que escapa continuamente de su control. La narración se balancea peligrosamente entre un montón de defectos: ritmo atolondrado, giros inconsistentes, cambios de registro injustificados, incapacidad para encontrar un final que no frustre la expectativa… En manos de casi cualquier otro, este libro sería un desastre. En manos de un escritor como Poe, los defectos no sólo quedan superados y minimizados por el estilo y por la inventiva de algunas escenas, sino que incluso consiguen dotar de personalidad a la novela y se convierten en un mérito (como sucede con el final abierto).

Narración de Arthur Gordon Pym es, en definitiva, una de las novelas de aventuras más extrañas y más recomendables que uno puede leer.

Anuncios